miércoles, 4 de noviembre de 2009

Microrrelato Basket

Esta vez no erraré el tiro, dijo convencido pero la pelota después de chocar contra el tablero, rebotó en el aro y salió fuera ante la decepción del pobre niño.

Así pasaban las horas él y su hermano jugando a baloncesto mientras sus amigos jugaban a fútbol, ellos se pasaban horas y horas jugando y soñando con jugar de mayores en la NBA.

Soñaban con encestar en aquel aro que parecía estar en el cielo, tan lejos que apenas llegaba la pelota.

De momento por mucho que se esforzaban no conseguían hacer canasta pero ellos seguían intentando con tesón hasta que su madre les llamaba.

-“¡Pau, Marc, a cenar!”

No hay comentarios:

Publicar un comentario